martes, 7 de agosto de 2012


Con la ilusoria existencia del método formal
No valía la pena forzar la lucha.
Herencia teórica de Potebnia y Veselovsky
Que también se la pasaban
Jugando a los polos
Y tomando vino.
Y el tiempo los agarraba
Pensando en cómo hacer
Para de vez en cuando
Dar en la tecla
Careciendo del encanto que la imaginación le acredita a los intelectuales
Y con toda esa cosquilla en la parte baja.

No valía la pena forzar la lucha.

Y las cosas se convertían
Definitivamente
En lo que parecían:
Alguna apuesta
Pocas mujeres
Y todos esos pensamientos sobre el futuro de la literatura
Para que vengan esos cuatro
A pincharles el globo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario